Adelgazamiento Metabólico

No es un secreto que el aumento del peso es uno de los mayores temas de preocupación entre las mujeres y los hombres a medida que envejecen especialmente en la etapa de la perimenopausia, de la menopausia y de la andropausia (menopausia masculina). La dieta metabólica HCG es un programa encaminado a la optimización biológica y a la pérdida de peso segura y efectiva.

Más aún, es más que una simple pérdida de peso. Muchas personas se benefician de otros aspectos de la salud como ser, la disminución del colesterol, normalización de la presión arterial, y normalización de la glicemia. Muchos estudios demuestran que mantener niveles saludables en estas 4 áreas: presión arterial, colesterol, obesidad central (obesidad abdominal), y glicemia, aumentan la expectativa de vida y paralela- mente disminuye la incidencia de la enfermedad cardíaca y de los accidentes cerebro vasculares.

Una hormona la HCG, (Human Gonadotrofin Corionic) que las mujeres secretan durante el embarazo, viene revolucionando al mundo de las dietas.
La combinación de una alimentación equilibrada baja en calorías con esta hormona logra quemar grasas, bajar de peso, suprimir el apetito, sin atrofiar la musculatura ni provocar los efectos típicos de una dieta estricta como irritabilidad, debilitamiento, y mareos.

La administración de la HCG para perder peso no es nueva. Ya en 1954 el Dr. Británico A.T.W. Simeons publicaba en la revista médica The Lancet, una investigación que daba cuenta de que sus pacientes habían bajado de 20 a 25 kilos en 40 días de inyecciones diarias de HCG y, el 70% de ellos mantenía el peso alcanzado, incluso 1 año después de terminado el tratamiento.

En Estados Unidos, la hormona se popularizo en el 2008, y su uso para bajar de peso se ha convertido en un boom.

Esta dieta no genera sensación de hambre, porque la hormona que se administra a diario ataca el tejido graso subcutáneo y lo transforma en una fuente de energía. La grasa al ser destruida por la HCG libera 3000 calorías, y por esta razón, por más que al paciente se le proporcione una dieta hipocalórica, no representa un problema para la salud, porque el cuerpo recibe la energía liberada por la hormona para funcionar. Hasta se puede hacer ejercicio sin sentir cansancio.