«Dr. Me duele todo el cuerpo y no me encuentran nada»

A la mayoría de las personas con fibromialgia, les duele todo el cuerpo y desean acostarse encama, en un estado de inquietud, excesivamente cansadas y mal dormidas.

La fibromialgia es una condición médica caracterizada por dolor crónico de por lo menos tresmeses de evolución, en los músculos y estructuras que los rodean (tendones y ligamentos) loscuales están extremadamente sensibles a la palpación.

Podemos discutir muchas hipótesis del origen de esta enfermedad, pero ninguna con certezaabsoluta. Lo interesante de esta enfermedad es que acompañando ese dolormusculoesquelético que puede ser más o menos generalizado se incluyen una serie desíntomas que en principio no tienen relación unos con otros, como ser: fatiga, dolor de cabeza,dolor de pecho, alteraciones del sueño (insomnio, despertar muchas veces en la noche, nodormir en profundidad), pérdida de memoria, dificultades en la concentración , dolor articular,síndrome de colon irritable (alteraciones intestinales, diarrea, estreñimiento), vejiga irritable(alteraciones en la micción), depresión, angustia, ansiedad, sensación de hinchazón corporal(sobre todo en la cara, manos y pies), sensibilidad al frío, adormecimiento de brazos y piernas,zumbidos en los oídos.

A pesar de toda la sintomatología, se luce saludable, los análisis de laboratorio dan todonormal, parecería que no se tuviera nada, y en definitiva muchas veces los ajenos no creentodo el sufrimiento que se está padeciendo, incluso sugieren que el enfermo vaya al psicólogo.

Síntoma dominante y primario en músculos, tendones y ligamentos, que puede ser moderado a muy intenso, y que generalmente se describen como profundos, hormigueos, o sensación de quemazón. Es muy frecuente entre los pacientes la expresión de: «Dr. Me duele todo el cuerpo» o «no hay lugar donde no me duela». Este síntoma puede ser tan importante y severo que llega a limitar el normal funcionamiento del organismo.
Normalmente el dolor musculoesquelético se ubica en el cuello brazos, muñecas, espalda, nalgas, caderas, muslos, rodillas, piernas, tobillos, pies y pecho.

Generalmente el enfermo se levanta por la mañana con dolor y rigidez en todo el cuerpo. Puede mejorar en el transcurso del día, y por lo común empeorar hacia la noche.

Ya hace muchos años estudiosos de la enfermedad, descubrieron que la palpación de ciertos puntos siempre los mismos- corporales se producía un grado inusualmente exagerado de sensibilidad. Esas zonas, actualmente llamadas puntos sensibles «Tender Points» se han convertido en sello para el diagnóstico de fibromialgia. Están localizados en idénticos lugares en todas las personas con esta enfermedad.

Los criterios de clasificación requieren que por lo menos once de dieciocho puntos preestablecidos sean comprobadamente dolorosos en el paciente estudiado para considerarlo posible portador de una fibromialgia.

La persona afectada puede que no siempre se dé cuenta que le molestan los puntos sensibles. Por esa razón, cuando el médico palpa profundamente o presiona con sus dedos esos sitios, los propios pacientes se sorprenden de la magnitud del dolor.

La enfermedad cursa con crisis y remisiones. La misión del médico es tratar que las primeras sean cada vez más menos dolorosas, y los períodos intercríticos cada vez más prolongados para que el paciente sufra cada vez menos. Para mejorar, e incluso curar la fibromialgia, lo manejamos con un equipo multidisciplinario, prestando especialmente atención, no solamente a los aspectos físicos, sino también psicoemocionales del paciente.

Contamos con tecnología médica de última generación como los Campos Magnéticos pulsantes de baja frecuencia (CMPBF), y la ozonoterapia.

 

Son métodos terapéuticos eficaces, pues producen los siguientes efectos:

-Acción analgésica

-Acción antiinflamatoria

-Acción espasmolítica

-Acelera los procesos de curación

 

La interacción de estas tecnologías con los tejidos biológicos tienen especial impacto en el funcionamiento de la membrana celular y sobre los intercambios intra y extracelulares iónicos. Activan el metabolismo celular, favorecen la renovación y el mantenimiento de las células, unidad básica de todos nuestros tejidos anatómicos; el efecto terapéutico obtenido es la restauración del potencial de reposo de las células y el consiguiente aumento del suministro sanguíneo; asimismo, se ha comprobado que producen cambios positivos en el sistema inmunológico.