Pionera en la utilización del Ozono en Uruguay, desde hace más de una década

La ozonoterapia es la técnica que utiliza el ozono como agente terapéutico, bien por su alta capacidad oxidante y de cicatrización, o bien como medio de activación de ciertas proteínas (IFN-β, TGF-β) y células del sistema inmune sanguíneo.1 El ozono es un derivado alotrópico del oxígeno, su molécula está formada por tres átomos de oxígeno. El ozono para usos terapéuticos se genera a partir de oxígeno médico (99,9% O2), en una mezcla O3/O2 del 5% de ozono en volumen como máximo.2

Tiene propiedades antiinflamatorias, antisépticas, de modulación del estrés oxidativo y de mejoría de la circulación periférica y la oxigenación tisular.

La concentración y modo de aplicación variaría en función de la patología a tratar, ya que la concentración de ozono determina el tipo de efecto biológico que produce y el modo de aplicación marca su ámbito de acción en el organismo.

Principales usos médicos del ozono

  • Alergias en niños y adultos (se estima que estimula la respuesta inmune del organismo).
  • Diabetes.
  • Insuficiencia venosa crónica .
  • Osteoporosis.
  • Retinosis pigmentaria.
  • Retardos de cicatrización.
  • Arteriosclerosis y por tanto todas aquellas patologías derivadas de la disminución del aporte de oxígeno a los tejidos.
  • Vulvovaginitis de repetición.
  • Colitis ulcerosa.
  • Fibromialgia y síndrome de fatiga crónica.
  • Artrosis y artritis
  • Hernia discal (discólisis percutánea).
  • Coadyuvante en oncología.
  • Uso en odontología para enfermedades periodontales y desinfección de áreas de trabajo.
  • Para el acne vulgar.

Formas de aplicación

Existen diferentes formas de aplicación según la patología a tratar:

  • Intramuscular
  • Intravenosa
  • Subcutánea
  • Intrarticular
  • Intradiscal
  • Tratamiento tópico con bolsa de plástico o campana de cristal